jueves, 1 de enero de 2015

Novedad: "Pensamientos del Dragón azul" de Leo Batic


        “Me encanta… no sé si la informalidad, pero si el hecho de no tener que estar sentado enfrentado al público como si hubiera una diferencia entre nosotros, porque es una de las cosas que a mí más me importa el hecho de poder mirar a la gente a la cara y de ser uno más de una ronda, me parece que la da la posibilidad a aquellos que quieran decir algo poder hacerlo tranquilos y sentirse escuchados. No soy alguien muy diferente a ustedes, salvo que  ando con sombrero todo el día por la vida, que el mate forma parte de mi lenguaje habitual y que tengo una familia numerosa esparcida por toda esta sala…”

Así empezó Leo Batic su charla en la presentación de su nuevo libro  Pensamientos del Dragón Azul el martes pasado.  Acá les dejo algo de lo que dijo en esta charla, espero les guste :)


        “Es raro verme publicado en un sello como Vergara y ver que en ese cuadradito donde dice a qué genero pertenece el libro diga autoayuda, a mi me sorprende, pero supongo que forma parte de las reglas del juego: las editoriales necesitan catalogar un libro y que ese libro llegue a la mayor cantidad de personas. Esta estructura de catalogar los libros en distintos grupos tan específicos, tan cerrados, hace que  a veces la gente  “no les dé bola”. Yo veo que siempre aparecen en los grupos literarios aquel que cuando se habla de libros de autoayuda dice “no me hables de libros de autoayuda”, “esos libros no sirven para nada”, “es solo una manera de sacar plata”  y confieso que algunas veces (cuando se habla de determinados autores),  no he tenido más opción que decir que estoy de acuerdo, y ahora resulta que yo me encuentro entre esos autores. Me puse a pensar que relación tengo yo con ese tipo de literatura y recordé que uno de los primeros libros de ese tipo llegaron a mis manos fue muy temprano, de la mano de Anthony de Mello, un cura que apuntaba todas las historias que en el dejaran una pregunta o una enseñanza y las presentaba para que, tal vez, todos los lectores que tuvieran que ver con la espiritualidad abrieran un poco la cabeza a otras formas de pensar. El segundo que apareció en mi vida(…)es de otro cura: Mamerto Menapace, con unas historias que en realidad no podía uno ponerlas en la categoría de autoayuda, si no de reflexión (…)”
[entre comentarios con los presentes, coincidimos en que la categoría correcta en la que “etiquetar” este libro sería esta última, la reflexión, pero que lamentablemente no existe]
        Leo también nos contó cómo es que comenzó este libro que en principio no era libro si no tan solo la más pura liberación reflexiva. Frases creadas para fomentar la imaginación, el espíritu escritor y hacer catarsis inconsciente:
        “Los que vivimos en el mundo del Facebook, miramos esa pantalla donde pasan tantas publicaciones diferentes y pensamos “Haría falta un poco de reflexión” (…) Tantas cosas sin sentido, uno que comenta, otro que critica, sobre la vida, sobre el gobierno, sobre los medios de comunicación… se llega al punto que lo miras de lejos y pensás “esto lo consumo todo el día”. La realidad es que nunca pensé escribir el libro de los pensamientos del dragón, de hecho nunca pensé escribir demasiado en Facebook. Pero cuando estaba escribiendo los libros de El Ultimo Reino, la editorial me puso la regla que en vez de tener un año para cada libro, tendría seis meses para escribir cada uno de los tomos con dos libros, o sea que en un año tuve que escribir cuatro libros… hace ocho años que venía trabajando con la saga y no fue tan difícil como creía pero, como les pasa a todos en una situación límite, me “trabé”. Pensé: “¿Cómo hago?”, “¿Cómo llego a entregar los libros a tiempo y que sean buenos?” entonces una mañana, me pongo frente a la computadora (cosa que no me gusta) y decidí pre-calentar (como los deportistas) y escribí una frase, la puse en Facebook y después me puse a trabajar.  Hice lo mismo unos días más hasta que agarré el ritmo, pero en cuanto dejé de hacerlo me empezaron a llegar mensajes tipo: “¿cuándo vas a subir la frase del dragón de hoy?”. Desde ahí, por casi dos años, escribí ininterrumpidamente frases del dragón. Cuando termine El Último Reino, la editorial dijo que había que sacar el libro del dragón, y yo “¿un libro del dragón?” y ellos “si, un libro con las frases de pensamientos del dragón” y yo pensaba “wow, escribí un libro… muy interesante”.






Bueno, básicamente esta es la historia de este libro y la verdad es que me encanta. Tiene un sistema en el cual se puede leer de principio a fin y tiene una historia, pero además cuenta con un diseño con el cual se puede abrir en cualquier parte, en cualquier momento, y encontrar una frase. Además tiene unas ilustraciones que acompañan la historia, "todo otro comentario en imágenes". Aún no está disponible en las librerías ( a menos que hayan ido a la presentación) pero pronto lo estarán viendo, anímense. Yo aún no lo leí, pero ya lo estoy deseando. Personalmente no creo que sea un libro el cual leer exclusivamente o de corrido( aunque seguramente sea lo que yo haga jaja), si no más bien uno para leer día a día, o cuando se necesite reflexionar, tomándose el tiempo necesario para aprender de cada situación planteada.


"Yo creo que nuestra vida en algún sentido es la vida del héroe, pero también para mí, en distintos momentos de nuestras vidas cumplimos diferentes roles: a veces somos dragones, a veces princesas, a veces sirvientas, guerreros, zapateros, niños asombrados en un mundo que no entendemos." 
- Leo Batic


1 comentario :

  1. Amo ese escritor y eso que hace un mes lo conocí ya que justamente ese libro había llamado mi atención y lo compre y no me arrepiento :3

    ResponderEliminar

Por favor, suelta un comentario, me encantaría saber tu opinión ☺